Sean Rad El hombre detrás de Tinder [y dos veces el CEO]

October 10, 2018 By Appy pie -- Comments


Cómo crear una app con Appy Pie: El hombre detrás de Tinder, la aplicación de citas más popular, Sean Rad ha tenido una carrera bastante turbulenta desde hace algún tiempo.

Tinder, cuando se lanzó en 2012 fue un éxito instantáneo y se jacta de haber realizado más de un millón de “Matches” en menos de dos meses. Obtuvo el estatus de un fenómeno en los campus universitarios de todo el país y atrajo la atención y el reconocimiento entre los expertos en tecnología.

Hoy, después de seis años, la compañía está valorada en alrededor de $ 3 mil millones y se ha convertido en una de las aplicaciones de mayor recaudación en la App Store.

¡Sin embargo, el viaje de Sean Rad, el empresario ha sido todo menos una vela suave! Su viaje con Tinder ha sido marcado con escándalos, sorpresas y controversias bastante radicales.

Whitney Wolfe, una de las fundadoras de la aplicación de citas, presentó una demanda por acoso sexual contra otro cofundador Justin Mateen, ¡que también era compañero de Rad en la universidad! Tras esta acusación, Rad se había retirado de su puesto como CEO, solo para volver a ocuparse de ella en apenas seis meses. Finalmente, después del servicio dos veces como CEO de Tinder, Rad renunció para siempre y continuó como presidente.

Lo último en la línea de controversias que parece seguirlo es su decisión (junto con otros 9 ex empleados actuales de Tinder) de demandar a InterActiveCorp y Match Group (propietarios de Tinder) por $ 2 mil millones.

¡Primero hablemos sobre Tinder y qué fue lo que lo convirtió en un éxito tan grande e instantáneo! La aplicación es casi sinónimo de los emblemáticos gestos “Swipe Right” y “Swipe Left”, pero en realidad no lo inventaron. El gesto, de hecho, es un aspecto nativo de los dispositivos de teléfonos inteligentes.

Lo que realmente sucedió es que Tinder tomó algo tan básico como un gesto de Swipe y le dio un uso y concepto único, dándole así un estatus de culto, tanto que se hizo referencia a lo largo de la cultura pop. Hoy en día este gesto como concepto está siendo emulado por un gran número de aplicaciones.

En Tinder, cuando desliza el dedo hacia la izquierda o hacia la derecha, le está informando a la aplicación si le gusta la persona o no. Esto elimina la necesidad de que usted seleccione una de las innumerables opciones como aceptar, como, o cualquier otra cosa como Sí o No.

Ahora, echemos un vistazo a cómo Sean Rad se tomó un descanso y se le ocurrió a Tinder, antes de ayudarlo a convertirse en la empresa masiva de 3 mil millones de dólares en la que se convirtió.

Los primeros años

Nacido a mediados de los 80, Sean tiene sus raíces en Irán y sus padres emigraron a los Estados Unidos en los 70. Creció en una comunidad persa muy unida en Beverly Hills y aquí, sus padres hicieron una carrera exitosa en la industria de electrónica. En este punto, Rad en realidad no tenía ningún interés en nada relacionado con el mundo tecnológico. De hecho, él estaba inclinado a convertirse en un artista.

Los primeros años

Durante una pasantía en la escuela secundaria, tuvo una breve estadía en el mundo de la música y el entretenimiento, pero se desilusionó rápidamente con el funcionamiento interno del mundo del entretenimiento.

Sin embargo, lo que realmente lo incitó al mundo tecnológico es el teléfono celular que sus padres le regalaron cuando solo tenía 13 años. Aunque la intención del regalo era animarlo, pero el error tecnológico lo atrapó. Aunque esta era la era anterior a los teléfonos inteligentes y para cuando el iPhone llegó al mercado, Rad ya estaba en sus veinte años.

5 años después de que obtuvo su primer teléfono móvil, Rad comenzó su primera compañía de tecnología, justo cuando estaba comenzando en la universidad. Su compañía Orgoo, se suponía que era una plataforma de comercio unificada que se desarrolló aprovechando la tecnología móvil de los años 2000. Aquí es donde Rad también se hizo amigo de Justin Mateen, quien más tarde pasaría a co-fundador de Tinder con Rad.

Aunque Orgoo realmente no despegó, Rad comenzó a trabajar con Adly en 2006, que fue diseñado para facilitar la marca de las redes sociales de las celebridades. Para continuar su viaje en el espíritu empresarial, Rad pronto abandonó la universidad.

Adly fue un poco más exitoso que Orgoo y Rad estuvo involucrado con él durante mucho más tiempo, antes de que se cansara de reunir marcas y celebridades. Fue entonces cuando vendió sus participaciones en la empresa y se unió a Hatch Labs, que era una incubadora de aplicaciones móviles con sede en Nueva York, pero también tenía una sucursal en Los Ángeles.

Mientras trabajaba en una aplicación de lealtad: Cardify, Rad junto con Mateen estaban jugando con la idea de crear una aplicación de coqueteo basada en el concepto “Me gusta – No me gusta”. En un hackathon realizado poco después por Hatch Labs, Rad se unió a Joe Muñoz para encontrar algo que llamaron Matchbox, en ese momento.

Matchbox ganó y Cardify tomó un segundo plano con todo el equipo enfocándose en el futuro desarrollo del ganador del hackathon.

Tomó tres semanas de tiempo y una inversión de aproximadamente $ 50,000 para convertir a Matchbox en una versión pulida del producto que estaba listo para su lanzamiento. Hatch Labs obtuvo parte de su financiamiento de IAC, que era el propietario del popular sitio Match.com, por lo que la aplicación fue rebautizada como Tinder, una sutil derivación del nombre Matchbox.

aplicación fue rebautizada como Tinder

Cuando se lanzó la aplicación en 2012, la lista de cofundadores incluyó a Sean Rad, Justin Mateen, Jonathan Badeen, Joe Muñoz, Whitney Wolfe y Chris Gylczynski.

Mateen tenía una conexión profunda con un gran número de fraternidades y hermandades universitarias y sabía cómo funcionaban. Luego, eligió comercializar la aplicación presentándola a los influyentes en las escuelas de élite.

Tinder solo tardó dos meses en hacer más de un millón de “Matches” y la aplicación tuvo un gran éxito.

A principios de 2013, la aplicación registró 400,000 usuarios y ¡poco después de eso hubo mil millones de “Matches”!

La gamificación de la interfaz de usuario de la aplicación y el proceso de conocer gente nueva fue responsable de la rápida popularidad que Tinder disfrutó y para mayo de 2013, se presentó entre las 25 aplicaciones de redes sociales más importantes.

La compañía enfrentó un gran golpe en 2014, cuando Whitney Wolfe Herd los demandó por acoso sexual, alegando que Justin Mateen, su entonces novio, la había acosado mientras trabajaba en Tinder.

Luego de esta debacle, Mateen dejó a Tinder y Rad se retiró por primera vez de su puesto de CEO, pero continuó trabajando con la compañía. A pesar de esta agitación, los dos seguían siendo amigos.

Chris Payne asumió el rol de CEO para Tinder en ausencia de Rad, pero su mandato fue breve, y Rad regresó como CEO dentro de seis meses.

En 2015, una vez más, Rad llegó a los titulares por motivos controvertidos, ya que dio una entrevista bastante explícita sobre su vida sexual.

Chris Payne

En diciembre de 2016, una vez más dejó el cargo de CEO, y esta vez, fue para bien. Sin embargo, intercambió puestos con Greg Blatt y asumió la presidencia otorgando el título de CEO a Blatt.

¡En 2017, Tinder se valoró en $ 3 mil millones!

Una de las aplicaciones de mayor recaudación en Apple Store, Tinder afirma tener un crecimiento anual del 81% en suscriptores y se espera que supere los $ 800 millones en ingresos en 2018.

Solo en enero de este año, Elie Seidman se convirtió en el CEO de Tinder.

En uno de los desarrollos más recientes, en agosto de 2018, 10 de los empleados actuales y anteriores se reunieron para presentar una demanda contra IAC. En esta demanda, afirman que IAC utilizó una valoración de baja calificación que se basó en información falsa y, por lo tanto, redujo el valor de las opciones sobre acciones que tenían los primeros empleados y los fundadores.

A través de esta demanda, Rad y otros demandantes buscan $ 2 mil millones de IAC.

La aplicación y la compañía siempre han estado en el centro de atención, a veces por grandes razones y otras veces por escándalos. Sin embargo, una cosa que se puede decir sobre la aplicación y sobre Sean Rad es que ciertamente no están exentos de drama.

App Builder

Filed Under: Blog

How to Make an App